¿Cómo empezar a planificar una alimentación saludable?

En primer lugar debemos contestarnos a estas preguntas: ¿cómo comemos los españoles?

y ¿cómo podemos alimentarnos mejor? la respuesta está en la Dieta Mediterránea tradicional que posee beneficios para la salud científicamente probados y que se fundamenta en la variedad, la proporcionalidad, la tradición y, cómo no, los productos autóctonos.

Los pasos a seguir para una correcta planificación son los siguientes: lo primero es trasladar la pirámide nutricional a un día con cinco comidas, teniendo claro cuáles deben ser las características de cada una de las comidas; a continuación ampliar ese menú de un día a los siete días de la semana; y para encontrar una variedad suficiente, contar con una lista amplia de recetas propias.

Y por último traducir el menú semanal a una lista de la compra, y no al revés.

¿Cómo debe hacerse la compra? la compra inteligente: el primer paso hacia una alimentación saludable

Empezaremos por algo básico, elegir siempre un momento en que no tengamos hambre para hacer la compra con cabeza y no con el estómago. Y empezaremos a llenar la cesta de la compra con los alimentos frescos, o lo que es lo mismo, empezar en el mercado central o por los pasillos laterales del supermercado. Y por último, atenernos únicamente a la lista de la compra y fijarnos en las etiquetas para elegir el mejor producto según nuestras necesidades.

Si seguimos estos pasos tendremos la sensación de haber hecho una buena compra, y la seguridad de haber comprado sólo lo que necesitábamos, así como de no haber gastado más de lo necesario y la tranquilidad de que corresponde a una alimentación sana, variada y equilibrada.

Cocinando sano y rico nos alimentamos mejor

Ya tenemos hecha la parte más importante, la planificación de nuestra alimentación y los ingredientes necesarios, ahora se trata de elegir las técnicas de cocción más saludables, y combinar alimentos crudos y cocinados en nuestra alimentación. Conocer los tiempos de cocción óptimos para conservar las características nutricionales de los alimentos, cumplir con las normas básicas de higiene y seguridad en la cocina: prevenir es mejor que curar; aprender a congelar, descongelar y regenerar alimentos correctamente.